¿Por qué el diseño no es un “pinta y colorea”?

Seguro que has oído muchas veces algo parecido a: “eso lo arreglamos con un diseño bonito. Le ponemos unas fotos aquí, cuatro colores chulos allá y listo”. Pero esto NO es diseño. Diseñar es pensar, no pintar. Es crear aquello que sea fácil de entender, usar y responder. El diseño siempre empieza por un problema y trata de solucionarlo.

Hay muchos ámbitos de aplicación: gráfico, web, industrial, de interiores, de edificios, de ciudades, de procesos industriales, de fragancias… y tantas otras disciplinas creativas. Y ¿por qué no? diseño de medicamentos.

Por lo tanto, partimos de la base que el diseño nace de un problema y que éste debe anticiparse al futuro para encontrar la mejor solución. Requiere una investigación, pruebas, cambios, análisis de usuarios, análisis de medios, presupuestos…

Pongamos un posible problema como ejemplo: ¿Cómo diseñar una buena web para la empresa?

Podemos usar plantillas y ponerles un color “bonito”. Pero, ¿estaremos diseñando realmente aquello que los usuarios (nuestros clientes) necesitan? ¿O estaremos diseñando aquello que a nosotros nos gusta?

La subjetividad no debería tener lugar en el proceso de diseño puesto que no estamos haciendo algo para nosotros, para nuestro disfrute personal. Sino que estamos haciendo algo con lo que vamos a ganar dinero y debe ser completamente efectivo.

¿Sabemos cuál es nuestro público? ¿Cómo es? ¿Qué información va a necesitar? ¿Qué estructura de navegación vamos a tener? ¿Cómo va a interactuar el usuario con el contenido? ¿Vamos a priorizar el contenido y por tanto hacer una web que se vea en cualquier dispositivo? ¿Qué mensaje queremos transmitir? ¿Qué tono de comunicación vamos a usar? ¿Qué quiere hacer el usuario en nuestra web? ¿Qué queremos nosotros que haga el usuario?…

Una vez está todo esto claro y analizado, debemos conseguir que la experiencia que tenga el usuario con nuestra web sea satisfactoria. Y evidentemente, uno de los puntos clave para hacer esta experiencia más atractiva, es el “pinta y colorea”. Pero este “pinta y colorea” también se rige por unas bases no subjetivas en las que confluyen procesos de estructura, proporciones, formas, psicología de percepción, semántica… Se vale de elementos artísticos, pero el diseño no es arte.

En el fondo, todo acaba yendo al sentido común. Es evidente que una empresa no puede resolver el “problema” de hacer una buena web solo pensando en el diseño como un “pinta y colorea”, porque entonces estaría dejando la solución en manos del azar. Y éste es muy caprichoso.

Como conclusión nos lleva a analizar previamente antes de hablar sobre algo que no tenemos conocimiento ya que pensaremos que es un trabajo muy fácil pero no vemos el valor real del mismo. Ser diseñador gráfico debe ser un orgullo ya que aparte de saber dibujar, crear e innovar el mundo del diseño sabemos realizar el trabajo duro que esta de tras de una pieza gráfica porque nuestro trabajo abarca diferentes disciplinas que nos llevan a ser creativos de calidad.

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *